Cuidado del equipo

¿Cada cuánto debo limpiar la mascarilla? ¿Cómo cuido mis otros equipos?

El mantenimiento y cuidado del equipo de tratamiento es esencial para que pueda sacar el mayor provecho del tratamiento.

Cuidado de la mascarilla

Limpieza

Quizás no se dé cuenta, pero con el tiempo la piel va despidiendo aceites faciales que pueden reducir la calidad y el desempeño del sellado y la mascarilla. Por tanto, después de usar la mascarilla, límpiela bien para retirar todos los aceites faciales.

Limpie la almohadilla de la mascarilla todas las mañanas, después de usarla durante la noche. De ese modo, tendrá una mascarilla limpia y seca para usar en el próximo tratamiento. Al limpiar la mascarilla también se eliminarán los aceites faciales para optimizar el sellado de la mascarilla.

Para limpiar la mascarilla, lávela todos los días a mano con un jabón suave. No use productos de limpieza abrasivos que puedan dañar la mascarilla o dejar residuos nocivos. Déjela secar sin exponerla a la luz solar directa.

Para obtener más información sobre cómo limpiar y cuidar la mascarilla, consulte el manual del usuario de la mascarilla.

Cuidado del equipo

Para poder proporcionar un tratamiento constante y de alta calidad, el equipo debe contar con el mantenimiento adecuado. Un filtro de aire tapado puede incidir en la presión que se le suministra. Es importante revisar regularmente el filtro de aire para verificar que no tenga agujeros o acumulación de polvo. Consulte el manual del usuario para acceder a recomendaciones específicas sobre cuán a menudo debe realizar el mantenimiento del equipo.

Cuidado del humidificador

El mantenimiento del humidificador es importante para lograr un tratamiento eficaz y evitar la acumulación de depósitos.

Después de cada uso, le recomendamos lavar la cubeta de agua con un detergente suave y agua tibia. Luego enjuáguela y séquela bien, sin exponerla a la luz solar directa. La cubeta también debe revisarse una vez al mes para detectar signos de desgaste y deterioro. Si un componente está agrietado, turbio o agujereado, es necesario reemplazar la cubeta.

Tenga en cuenta que esta información de limpieza es solo un resumen. Para obtener información más detallada, consulte el manual del usuario del producto.

Reemplazo

Es importante reemplazar la mascarilla con regularidad para asegurarse de mantener un tratamiento cómodo y eficaz todas las noches.

Puede saber si es el momento adecuado para reemplazar la mascarilla (o algunas de sus piezas) si:

  • tiene que ajustar las correas muy a menudo
  • nota que la mascarilla ha perdido elasticidad
  • siente que su tratamiento es menos eficaz de lo habitual
  • siente que la almohadilla sigue resbalosa incluso después de haberla limpiado

Para obtener más información sobre cuán a menudo deben reemplazarse las mascarillas y sus piezas, vaya a la sección Reemplazo del equipo de tratamiento.

Más sobre tratamiento y mantenimiento