¿Qué es la enfermedad pulmonar restrictiva?

La pared torácica es vital para la acción mecánica de la respiración. Incluye las estructuras óseas (costillas, columna vertebral, esternón), los músculos respiratorios (los órganos del cuerpo que nos ayudan a respirar) y los nervios que conectan el sistema nervioso central con los músculos respiratorios. Si tiene enfermedad pulmonar restrictiva, es probable que su respiración se vea restringida y que pueda padecer una insuficiencia respiratoria a largo plazo. Los trastornos pulmonares restrictivos más comunes que provocan insuficiencia respiratoria son la toracoplastia, la escoliosis y la cifoescoliosis.

Los síntomas de la insuficiencia respiratoria son los siguientes:

  • disnea (dificultad para respirar en movimiento);
  • ortopnea (dificultad para respirar acostado);
  • edema periférico (hinchazón de la pierna o el tobillo);
  • infecciones torácicas repetidas;
  • cefaleas matinales;
  • fatiga;
  • mala calidad de sueño;
  • pérdida de apetito.

Más sobre los trastornos de la pared torácica